Los gatos peludos

Existen muchas teorías acerca del origen de los Angora pero la más aceptada los ubica en el Cáucaso (actual Rusia), esto explicaría el desarrollo del largo pelaje que les servía para protegerse del frío invernal. Entre los siglos IX y XI llegó a lugares como Persia, India y Turquía gracias a mercaderes que cruzaban Turquía e Irán. Los vikingos tomaron algunos ejemplares que llevaron con ellos a los países nórdicos en el siglo X, siendo finalmente ellos los antepasados de la famosa raza Bosque de Noruega, por lo que podemos decir que es una de las razas más antiguas del mundo.

Documentados desde el siglo XV, se dice que el Sultán turco les entrego como regalos a familias nobles inglesas y francesas. Más tarde, el francés Nicholas-Claude Fabri de Pereisec (discípulo de Galileo) comenzó la crianza europea de Angoras Turcos.

Cuando se llevó a la raza Persa a Europa (llevados desde la antigua Persia, actual Irán) se cruzó con el Angora de forma indiscriminada. El Persa sustituyó al Angora en popularidad y en el siglo XX los Angora eran desconocidos fuera de la tierra donde nacieron. Esto cambió durante las décadas de los 50′ y los 60′ ya que EE.UU, Gran Bretaña y Suecia importaron ejemplares para programas de cría y desarrollo de esta raza. Fue así como en EE.UU. el Angora Turco alcanzó reconocimiento oficial  y algunas asociaciones le permitieron participar en campeonatos a principios de la década de los 70′. Hasta 1978 la CFA  aceptaba solamente la variedad de Angora blanca, siendo aún la más famosa. Actualmente se conocen más variedad de colores.

El Angora de la actualidad se desarrollo en Gran bretaña a manos de Maureen Silson, que en 1960 cruzo un Abisinio Rojo con un Siamés Seal Point. Los descendientes heredaron el rasgo canela, que produjo ejemplares Orientales de Pelo Corto y también el gen del pelo largo que fue el que le dió lugar al Angora.

La mayor parte de los Angora Británicos actuales descienden de esta cruza. Esta raza no está relacionada con el Angora del siglo XIX ni con el Angora Turco ni con el Oriental de Pelo Largo.

Características del Angora

Tiene un tamaño mediano, proporcionado, atlético y elegante. Sus patas son finas, especialmente las traseras, con pies y almohadillas pequeñas. Sus orejas son grandes y con poca distancia entre ellas, con una base ancha y tiene mechones en su interior.

Poseen un cuello proporcionado, esbelto y largo. Una pequeña cabeza con forma triangular y una barbilla redondeada. Tienen una nariz alargada y recta.

Sus ojos son grandes y con forma almendrada y algo oblicuos. Por lo general son de color verde, a excepción del angora color blanco que los tiene azules, pero también existen algunos con color ámbar o dorado. También son muy conocidos por tener heterocromía.

Su larga cola se afina al llegar a la punta y cuenta con un pelaje muy frondoso que recuerda a un plumero.

El pelaje es muy fino y sedoso, más espeso en la parte inferior, la cola y el cuello.

Con respecto al color del pelo, sabemos que el originario es el blanco que, de hecho, es el más popular y cotizado, pero tienen tonos ámbar, cobre, verde, azul o dispares (en los ejemplares blancos).

Angora peludo blanco

Comportamiento del gato Angora

Son un ejemplar con mucha curiosidad, como la mayoría de las razas orientales. Poseen un carácter fuerte e independiente pero muy cariñoso con sus humanos. Son muy enérgicos y exhibicionistas y les encanta ser el centro de atención. Exige mimos y atenciones con maullidos frecuentes. En general mantiene cierta distancia con sus amos ya que no le gusta que le «soben» mucho. Le gusta convivir con una o dos personas como máximo ya que le encanta la paz y la tranquilidad, pero tendrá una devoción con su dueño al cual seguirá por toda la casa.

Son gatos muy inteligentes y aprenden con facilidad trucos y las reglas que hayan en una casa. Tienen una excelente convivencia con otras mascotas o animales domésticos si se les acostumbra a su presencia desde cachorros.

Con una personalidad activa, son capaces de alcanzar y trepar hasta los lugares más altos del hogar, así pueden observar todo desde el mejor punto.

Teniendo en cuenta esto podemos deducir que resulta muy fácil convivir con un ejemplar Angora. Solo debes tener un ambiente agradable, limpio y ordenado, así el se sentirá feliz, cómodo y seguro.

Cuidados que debemos tener con el Angora

Los Angora mudan su pelaje en exceso durante las épocas de verano, por lo que hay que cepillarlo a diario. Si evitas que el pelo de la base se ahueque no se apagará su color y también evitarás que se formen nudos.

En cuanto a los tiempos de baño, solamente debe hacerse si está realmente sucio, pero por una norma general se le debe bañar cada 6 meses, el cual debe ser con un shampoo especial para gatos. Se debe lavar muy bien para no dejar restos del producto en su piel o pelo y puedes secar con toallas o con un secador suave si lo tolera.

También es importante que tengas un rascador con el que el pueda limarse las uñas. Si las tiene muy largas también es bueno recortarlas, puedes hacerlo tu mismo no sin antes instruirte sobre cómo hacerlo o llevarlo a un veterinario.

Suele lamer mucho su pelaje y será fácil que trague muchos pelos y vomite o tenga problemas intestinales. Puedes usar un aceite a base de parafina.

Es importante que le suministres alimento, húmedo o seco, de la más alta calidad. Tener cuidado en la cantidad de comida que debe ingerir ya que debe ir acorde a su actividad física, así evitarás que engorde o tenga problemas de obesidad, sobre todo si está esterilizado/a.

Salud del Angora

No es una raza que presente muchas enfermedades. De hecho su esperanza de vida oscila entre los 12 y 18 años, obviamente en condiciones normales.

Como es común en los gatos de color blanco, hay un porcentaje significativo de sordera en ellos. Es una enfermedad típica de los Angora. Esto puede resultar un problema para los amos que vivan en calles con mucho tráfico, por lo que tienen que tener un especial cuidado en que no salga del hogar. La sordera se suele limitar a los ejemplares de ojos azules.

Se recomienda ir a un veterinario con regularidad para su control de salud, así sigues tranquilamente su programa de desparasitaciones externas e internas y su calendario de vacunas.