Balinés Siamés Raza

La raza de gato gemela del Siamés

El gato Balinés, al contrario de lo que la gente pueda pensar, no recibió su nombre por provenir de la isla de Bali, sino que se le dió ese nombre para darle un tinte exótico. En un comienzo el Balinés recibía el nombre de Siamés de Pelo Largo, (llamado en inglés Longhaired Siamese) pero gracias a que una de sus primeras criadoras llamada Helen Smith vió que los movimientos de esta raza tenían una gracia única y eran elegantes, por lo que decidió nombrarla de esta manera ya que le recordaba a las bailarinas de esta isla de Indonesia.

Tiene su origen en EE.UU. durante la década de 1940. Su origen proviene de que se buscaba tener una variedad de Siamés con su pelaje largo, y efectivamente de esta raza provienen sus orígenes. El Balinés fue reconocido en el año 1961 por la Cat Fanciers Federation y luego en 1970 por la Cat Fanciers Association (CFA).

Su popularidad fue creciendo recién pasada la segunda mitad del siglo XX, extendiéndose por el occidente y por todo el mundo. Hoy es común encontrar a este felino en cualquier tipo de hogar.

Su cruza se puede efectuar con razas como el Javanés, Siamés, Oriental de Pelo Largo y Colorpoint de Pelo Corto.

Características de este tipo de gato fino

Una de las características primordiales es el color de su pelaje, más que nada en su rostro y su cola al igual que en el gato Siamés, pero el Balinés posee su cara más larga y delgada que la raza original de la cual desciende. Los colores usuales son los blancos, grises y marrones.

Tiene una contextura mediana, estilizada y con su pelaje más largo, a excepción de la cola en donde su pelo es más largo. Este pelaje es más grueso y suave que el del Siamés y también más brillante.

Posee una buena musculatura con extremidades delgadas, siendo las delanteras un poco más largas. Su cabeza es de un tamaño medio en forma de cuña, la que empieza en la nariz aumentando en forma gradual hasta las orejas y está equilibrada con su cuerpo. Su hocico es angosto, junto con su mandíbula y mentón de tamaño medio forman una estructura de línea vertical con la punta de la nariz.

Sus orejas también muy características, son grandes, en punta y más anchas en la base y siguen con la forma de cuña de su cabeza. Sus orejas jamás de inclinan hacia adelante, sino que son siempre paradas y rígidas.

Sus ojos no son protuberantes ni hundidos, con una forma almendrada y levemente oblicuos hacia la nariz. Su color es puro y nítido de un azul brillante intenso.

El cuello con bastante longitud y delgado, sigue la forma de su cuerpo. Sus hombros nunca serán mas anchos que sus caderas. Sus patas son proporcionadas a su cuerpo, también largas y finas junto con sus pies que son pequeños y redondos.

Su manto (pelaje) tiene un largo mediano en el cuerpo, cuello, hombros y en la cola un poco más largo en donde se verá algo erizado. No tiene subpelo lanoso. El color del total del cuerpo debe ser parejo, teniendo sombras claras en sus flancos aunque siempre habrá un claro contraste entre los puntos y el color del cuerpo. Tiene una variedad de colores como el Foca, Azul, Lila, Chocolate, Rojo, Crema, Tortie y Tabby.

Es una raza que en los concursos de pedigree debe cumplir muchos requisitos, aún incluso siendo una raza relativamente nueva. Dentro de los requisitos destaca, a modo de ejemplo, el tamaño, pelaje, distancia entre las orejas, etc. Al nacer, los cachorros nacen con un pelaje totalmente blanco, aunque sus padres posean dos o tres colores. A medida que crecen van apareciendo en su manto los colores característicos.

Carácter y comportamiento de esta distinguida raza de gatos

El Balinés puede ser distinto físicamente al Siamés, pero en lo que respecta a personalidad, con idénticos. Son extremadamente apegados a su gente, aman ser «serviciales» por lo que supervisarán y seguirán todos los movimientos de quienes vivan con él. Es ese gato que si estás sentado se pondrá en tu regazo o si vas a dormir en la noche el dormirá contigo bajo las sábanas con la cabeza apoyada en la almohada. Suele ubicarse a los pies de su gente, por lo que quizás no sea muy recomendable que una persona con problemas de movilidad, que use andador o bastón tenga uno.

Crítico, igual que el Siamés, te dirá todo lo que piensa y esperará que sigas todos sus consejos y le prestes atención a lo que te dice. Es un gato muy inteligente, ágil y atlético que le encanta jugar. Puedes mantener su actividad cerebral ocupada con juguetes de rompecabezas y el ejercicio corporal con juguetes que pueda perseguir o un árbol que pueda trepar.

Nunca lo dejes sin ningún tipo de entretenimiento ya que sino puedes encontrarte con alguna sorpresa si saliste de tu casa y estuvo a solas por muchas horas, como por ejemplo exterminar tus rollos de papel higiénico.

Si eres una persona que suele hablar mucho, será tu perfecto compañero para sus largas conversaciones. Asegúrate de siempre tener tiempo para él, porque es un gato que exige mucho tiempo, ya sea en sus juegos o conversaciones. Si no puedes tener tiempo para él, lo mejor sería tener una pareja para que se hagan compañía mutua.

Si decides tener uno, será un amigo leal y muy cariñoso, que hará saber su molestia si le prestas poca o ninguna atención.

Razas de Gatos

Cuidados para tu gato Balinés

Su fino y sedoso pelaje es fácil de cuidar, bastará con peinarlo una o dos veces por semana con un peine de acero inoxidable y así eliminarás el pelo muerto, previniendo las bolas de pelo en su estómago.

Rara vez puedes bañarlo, no es necesario a menos que esté extremadamente sucio. Como la mayoría de los gatos, el Balinés es muy particular en cuanto a su higiene.

La limpieza dental es delicada, puedes cepillarle todos los días su dentadura o también una vez a la semana será suficiente. Puedes limpiar las esquinas de sus ojitos para eliminar cualquier descarga o suciedad acumulada. Usa distintas áreas del pañuelo para limpiar cada ojo, así evitaras propagar una posible infección.

Revisa sus orejas semanalmente, si están sucias puedes limpiarlas con una mezcla de mitad vinagre de sidra y  mitad de agua tibia, así las limpias tranquilamente con un algodón.

Lo mejor será que lo mantengas siempre indoor, para protegerlo de enfermedades transmitidas por otros gatos, ataques de perros u otros peligros del exterior, como un automóvil en movimiento. También y no menos importante, es que en el exterior pueden sufrir de ser robados por alguien que quiera recibir un pago por un ejemplar elegante como lo es el Balinés.

Salud de tu gato Balinés

Tanto las razas de pedigree como las mixtas pueden tener problemas de salud debidas a su naturaleza genética. Es así como los mismos problemas que pueden afectar al Siamés, pueden afectar también al Balinés, dentro de esos están los siguientes:

  • Amiloidosis: ocurre cuando una proteína llamada Amiloide se aloja en los órganos del cuerpo pero principalmente en el hígado en miembros de la familia siamesa.
  • Asma/enfermedad bronquial.
  • Defectos cardíacos congénitos como la Estenosis Aórtica.
  • Afecciones gastrointestinales como el megaesófago.
  • Síndrome de hiperestesia: es un problema neurológico que puede provocar que los gatos se enojen excesivamente, lo que los llevará a perder cabello. Esto actúa frenéticamente, en especial cuando se les toca o acaricia.
  • Linfoma.
  • Nistagmo: trastorno neurológico que produce movimiento ocular rápido involuntario.
  • Atrofia retiniana progresiva: en esta se dispondrá una prueba genética para saber de su existencia.
Cuidados para tu gato