El Gato Montés, el predecesor del doméstico

Este ejemplar de felino actualmente está en peligro de extinción, y aunque muchos puedan querer a uno como miembro de su familia, es importante conocerlos a fondo para otorgarles una vida plena como a toda mascota y animal existente.

Es el predecesor de lo gatos domésticos que actualmente viven con nosotros en nuestros hogares. Un mamífero carnívoro asilvestrado que se encuentra por los bosques de África, América y Asia. Dentro de la denominación de gato montés encontramos varias especies alrededor del mundo, siendo el Felis Silvestri o gato salvaje europeo la categoría para esta especie encontrada en Eurasia. Este ejemplar es muy parecido a un gato doméstico, solo que de mayor tamaño y muy similar a un Lince. La especie norteamericana se llama Lynx rufus y lo encontramos en el territorio que se extiende desde el sur de Canadá hasta el sur de México. Su pariente en Sudamérica es el Leopardus geoffroyi o geoffroy. También encontramos al Leopardus colocolo o gato de los pajonales.

Si nos centramos en el gato montés en general,  hallamos que su ancestro es el gato montés de Mastelli (su nombre científico es Felis lunensis), que vivió en Europa durante el Plioceno, llegando luego al Medio Oriente y posteriormente llegó a Asia y África, dando lugar al gato montés de estepa hace ya unos 10 mil años.

Gato Montés Doméstico

Características del Gato Montés

Su contextura física es musculosa y robusta. Se le considera un gato gigante ya que puede llegar a pesar hasta 8 kg y puede medir hasta 120 cms de alto. Su cabeza es ligeramente más grande en relación a su cuerpo y que la de otros gatos y sus orejas levemente más pequeñas.

  • El gato montés tiene un pelaje entre pardo y gris, con patrón atigrado o moteado. Su pelo es grueso, denso, de una longitud mediana y aspecto satinado. Posee una cola alargada con la punta redondeada. Sus orejas son grandes y puntiagudas con un fondo rojizo característico.
  • Poseen dibujos en forma de franjas que son muy particulares; dos franjas en las mejillas que nacen desde los ojos, varias franjas que provienen de la nuca, rayas oscuras en las patas y el tronco y varios anillos en la cola que finaliza en negro. También poseen una línea que recorre su dorso, y en ocasiones una mancha blanca en el pecho.
  • Su esperanza de vida suele ser de 6 a 12 años, encontrándose algunos ejemplares de hasta 14 años.

Carácter del Gato Montés

Como es un animal salvaje, suele ser solitario y tranquilo, pero puede mostrarse agresivo si ve su vida amenazada o cuando está cazando. Además es un animal territorial y no dudará en defender su hábitat, sobre todo los machos, quienes marcan con arañazos y orina su territorio, el que solo compartirán con hembras.

El gato montés es un animal nocturno y tiende a cazar durante las horas posteriores a la puesta de sol. Pero cuando es la época fría se adapta a la horas de actividad de sus presas, por lo que durante unos meses se vuelve un animal diurno. Este detalle nos deja ver que es un animal que se adapta fácilmente a nuevos medio y formas de vida y por lo mismo hay algunos ejemplares que se han convertido en mascotas familiares en todo el mundo. Debemos tener en cuenta que su personalidad no es como la del gato doméstico, por lo que su temperamento natural puede surgir si se siente amenazado.

Cuidados para el Gato Montés

En su hábitat natural (áreas boscosas) se adapta a zonas matorrales, bosques caducifolios y zonas mas frondosas. Es en su estado salvaje que se alimentan de presas que ellos mismos cazan, las que habitualmente se basan pájaros, conejos, liebres y roedores varios, incluso venados. Si la comida llega a escasear pueden volverse carroñeros y se alimentan de los restos de otros animales. Recordemos que son animales con una alta adaptación. Suele cazar de forma muy similar al gato doméstico, incluso no hay mucha diferencia en encontrar restos de presas del gato doméstico como los del gato montés, ya que también dejan los huesos de animales medianos.

Su época de apareamiento contiene varias fases. El período de celo suele abarcar desde febrero a marzo y su gestación dura de 60 a 70 días, por lo que las gatas darían a luz entre abril y mayo camadas que son de 3 o 4 crías como mucho. Las hembras con las encargadas del cuidado de estas, hasta aproximadamente los 9 meses de edad.
Como es un animal concretamente salvaje, es recomendable que si se quiere hacer de uno para un hogar se debe contar con licencias y documentación pertinente, ya que además se encuentran en peligro de extinción, y al igual que otras razas de felinos, su caza está absolutamente prohibida y tanto él como su hábitat deben respetarse, esto incluye por supuesto a sus presas ya que son esenciales para su supervivencia. En tiempos anteriores, animales como el lobo o el puma eran un peligro para el gato montés, pero hoy en día su mayor amenaza es el humano, que ha provocado la destrucción de su hábitat. La caza de este ejemplar ha hecho que su población se vea mermada considerablemente.

Es importante tener en cuenta todos los hechos y cuidados para así, tanto el gato montés como otras especies, vivan en armonía con su ambiente natural al cual llegaron sin pedirlo, como tampoco han pedido que los saquen de ahí ni menos provoquen su extinción, y así también tener un hábitat para con nosotros como debiera ser, en paz.

Salud

Por ser un animal salvaje, normalmente debiera ser muy resistente, pero si se vuelven domésticos, pueden volverse afectados por el Coronavirus Felino, parvovirosis, leucemia felina y parásitos que habitualmente los contagian por medio de los roedores que cazan. Además no debemos olvidar que el ambiente del cual provienen suelen ocurrir muertes por causas naturales, debidas a peleas entre ellos que pueden provocar infecciones o hemorragias.

Destacamos la importancia de acudir a profesionales en caso de encontrarse un ejemplar herido o enfermo. En tal caso se recomienda llamar a autoridades, contactarse con guardias forestales o ir inmediatamente a centros de recuperación de fauna salvaje y notificar aquí el hallazgo para que ellos se ocupen de la salud del ejemplar