Historia del Gato

Prepárate a leer los detalles de cómo llegaron hasta hoy los tiernos gatitos que tenemos en nuestro hogar, quizás te preguntas ¿Dónde viven los gatos? ¿de dónde vienen los gatos? ¿Por qué viven entre nosotros? Su evolución con el humano  y el porqué de su importancia en  a cultura Egipcia.

El origen de los Gatos

Los orígenes parecen proceder hace unos 200 millones de años junto con los dinosaurios. Luego se convirtieron en un grupo predominante cuando estos últimos desaparecieron. La especie desaparecida que se le considera como su antepasado sería el Proailurus, siendo parcialmente un herbívoro prehistórico que vivió en Europa y Asia hace aproximadamente hace unos veinticinco millones de años en los períodos Oligoceno Superior y Mioceno. El Proailurus era un animal pequeño y compacto, solo un poco mayor que un gato doméstico, pesando cerca de 9 kg. Tenía una cola larga, ojos grandes y garras afiladas, con proporciones similares a lo que actualmente son los vivérridos. Sus garras pudieron haber sido retráctiles hasta cierto punto.

 

Cráneo Proailurus, ancestro de nuestros hermosos gatos. 

Durante el período Oligoceno los felinos se repartieron entre sus familias. La primera de la clase Nimravidae y la segunda de la Filidae, siendo ésta el directo antepasado común de los actuales felinos. Unos diez millones de años a.C formaron la raíz de los félidos modernos, favorecidos con estepas y sabanas que eran ricas en presas hervíboras. En ésta época comienzan a aparecer los félidos de caninos largos que vivirían aproximadamente diez mil años a.C. El linaje de pequeños y grandes felinos aparece hace cinco millones de años; originarios se dispersan por todo el mundo en el plio-pleistoceno, excepto Australia y Madagascar.  El gato doméstico pertenece al género Felis. Una teoría es que el gato salvaje en su proceso evolutivo sufrió una mutación genética que dio lugar al gato doméstico, que le impide a este llegar a una verdadera edad adulta.

Información adicional; El año 2006 se hicieron trabajos sobre cromosomas sexuales y ADN mitocondrial de todas las especies de felinos. Esto reveló que el linaje del gato doméstico (Felis Catus) ha divergido verdaderamente hace 3,4 millones de años, en el plioceno, en los desiertos y bosques densos de la cuenca mediterránea. En 2007 se hizo otro estudio molecular sobre novecientos setenta y nueve individuos de gato de las arenas y de gatos salvajes de diferentes sub-especies en el que el gato doméstico ha permitido mostrar los vínculos entre el gato salvaje africano (Felis silvestris lybica) y el gato doméstico: éstos se habrían separado hace alrededor de ciento treinta mil años.

El gato doméstico comienza en Egipto

Los  primeros descubrimientos paleontológicos sitúan focos de domesticación de gatos en Egipto hacia el dos mil a.C, pero en el año 2004  se encontraron restos de un gato al lado de restos humanos en una tumba en Chipre, esto aplazó el inicio de esta relación de siete mil quinientos a siete mil años a.C. Este esqueleto encontrado presentaba una morfología cercana a la del gato salvaje africano, sin las modificaciones del esqueleto producto de la domesticación, se trataba de un gato acostumbrado más que domesticado.

La civilización egipcia surgió gracias a la invención de la agricultura. La gente comenzó a guardar granos que atraían a los roedores, quienes a su vez atraían a los gatos salvajes que fueron bien recibidos como cazadores y carroñeros, formando una alianza entre los granjeros y los gatos. En las casas y calles del Egipto actual encontramos un tipo de gato que se parece mucho a los primeros gatos que se asociaron al hombre. Estos felinos podrían ser los que fueron criados por los primeros egipcios e incluso los que fueron adorados por ellos.

Los egipcios usaban la onomatopeya «Miu» con la transcripción de Miw para masculino y Miwt para femenino. Se piensa que su domesticación tuvo lugar entre el tercer milenio a. C. Se convirtió en un animal de compañía gracias a su dulzura, gracia e indolencia, pero sobre todo un animal protector. Al cazar ratas eliminan un vector importante de enfermedades graves (en esta época la peste), además eliminaban serpientes (víboras cornudas). Esto hacía que los alrededores de los hogares estuvieran más seguros.

Su figura era idolatrada en las cortes de Egipto. Antes se dirigían sus atenciones hacia el león, pero el gato no tuvo problemas para imponerse. Su primera consagración fue a traves de la diosa Bastet, símbolo de fecundidad y belleza. Se le representó con una cabeza de gato y cuerpo humano femenino. Se pensaba, entre otras características, que ayudaba a la fecundidad de hombres y animales, que curaba enfermedades y que velaba las almas de los muertos. Con esto podemos entender claramente que las leyes del faraón impusieran una protección rigurosa para ellos. Quien matara a uno de ellos arriesgaba la pen de muerte. Los funerales de los gatos se llenaban de todos los honores de estado y la familia a la que pertenecían guardaba luto y afeitaban sus cejas. Mientras más rica la familia más preseuntuoso era el funeral y su sarcófago.

               El respeto de los egipcios a los gatos fue tan enorme que en el año 525 a.C, cuando Cambises II, rey persa, perdió una de sus batallas contra la ciudad de Pelusio tuvo la idea de atar gatos a los escudos de sus tropas, por lo que los egipcios no se atrevieron a contraatacarlos para no herir a los gatos, así fue como la ciudad cayó ante el invasor persa.

               El culto a la diosa Bastet comenzó a decaer a partir del 350 a.C, desapareciendo totalmente en el 390 bajo orden de un decreto imperial. Aún se conservan diferentes pinturas murales que retratan la vida social que tuvieron con los mininos.

Diosa Bastet Cabeza de Gato

Muchos piensan que es el «dios gato«.Sin embargo, es la diosa de la fertilidad y su nombre es Bastet. Los historiadores piensan que esta inspirada en la raza de gatos Abisinio.

Información relacionada al comportamiento e importancia del gato en la cultura Egipcia.

Gato Esfinge Xphynx sin pelo

Gato Esfinge o Xphynx no tiene pelo en su cuerpo. No está asociado a Egipto, solo su nombre.

Momia de gato Egipcio

Gato Egipcio momificado, tradición empleada en los miembros de una familia real.

Persas usando gatos contra los Egipcios

Cambises II, Rey Persa que invadió la ciudad de Pelusio con su macabra estrategia.

Pintura representativa de la importancia del gato

Obra encontrada en la tumba de Nebamun. Relata la importancia del gato en la caza diaria de la cultura egipcia.

De Egipto a Gato cazador por el mundo

Fenicios ladrones de Gatos y responsables de esparcirlos por el mundo.

Hace aproximadamente unos dos mil quinientos años los fenicios robaron gatos de Egipto para que cazaran ratones en sus barcos . Muchos de esos gatos eran negros. Como comerciaron en muchos lugares, los fenicios crearon colonias como en Cartago y también Gades, lo que actualmente es Cádiz (España). Por supuesto que estos mininos negros viajaban con ellos. Con el tiempo los gatos vivían ya por todo el mediterráneo. Los gatos negros que deambulan hoy por Venecia probablemente procedan de estos barcos fenicios.

Unos mil años después de los fenicios, los vikingos fueron otra gran potencia marítima. También tenían gatos en sus barcos, pero a ellos les gustaban los de rayas rojas y anaranjadas. Este color parece proceder de la antigua Turquía. Los vikingos llevaron a sus gatos desde allí por los ríos de Europa e incluso a sus hogares en escandinavia. El barco ha sido el medio por el cual los gatos de todos los colores han recorrido el mundo. Todos los lugares del planeta que están habitados por humanos también están habitados por gatos.

Según la leyenda, los egipcios rechazaban comercializar gatos con los griegos, por lo que decidieron entonces robarlos. Tomaron al menos seis parejas y las llevaron a Grecia. Algunos meses después nacieron las primeras camadas y algunos años después los criadores pudieron vender gatos a los romanos, galos y celtas, extendiéndose así por todos los países mediterráneos.

               En Grecia antes de la llegada del gato, animales como la garduña, la comadreja y la mofeta se ocupaban de desratizar y proteger las cosechas, pero su acogida fue moderada. Aunque no los adoraban como los egipcios, los griegos los adoptaron reconociendo su don como cazador, pero también por su agradable convivencia, ya que eran más bonitos, refinados, dóciles y limpios que la mofeta y la garduña.

El gato en Roma no era un animal cercano al humano. El equivalente al gato doméstico actual (animal casero que caza ratones) era la mustela o comadreja.

Asia comienza muy buenas relaciones con europa y se intercambian por sus finas sedas, llegando de esta forma a China. Los primeros rastros de gato que se encuentran en China datan de la Dinastía Han, alrededor de mil años a.C. Fué acogido aquí calurosamente por su belleza y su don cazando ratones. Se convierte en símbolo de paz, fortuna y serenidad de la familia. En ésta época el gato es un animal doméstico únicamente para las mujeres, se les da el poder de la buena suerte y de alejar demonios con la ayuda de sus ojos brillantes. La divinidad Li-Show tenía la apariencia de un gato.

Llegarían acá en el siglo VI al mismo tiempo que la doctrina budista, pero su introducción real data del 19 de septiembre de 999, fecha del aniversario del Emperador Ichijo al que le regalaron un gato por sus trece años.

La imagen del gato en Japón evolucionó mucho, donde sería considerado a veces portador de buena suerte por su pelaje de concha de tortuga y otras veces maléfico por su cola ahorquillada. El éxito fue tan grande en este país que en el siglo XVIII salió una ley que prohibió el encarcelamiento y el comercio del animal. Cuentas las historias que fueron tan mimados que dejaron de cazar ratones, por lo que los japoneses tuvieron que pintar gatos en las paredes de sus casas para ahuyentar a los roedores.

Aquí es honrado como en Egipto, y la dios de la fecundidad Satí, tiene la apariencia de un gato, igual que Bastet. Su figura se usaba en las lámparas de aceite para asustar a los ratones de noche, de la misma forma que los ojos del gato iluminan en la oscuridad. Ésta facultad también se usó para alejar los malos espíritus. Los budistas aprecian la capacidad de meditación del gato pero éste no forma parte de los cánones del budismo, esto resultado de que un gato se quedó dormido en los funerales de Buda.