Maine Coon, el gato gigante y sus orígenes

El origen de la raza Maine Coon ha vivido rodeada de mitos desde sus inicios. Partiendo por la creencia de que fueron el resultado del cruce entre un gato y un mapache (algo biológicamente imposible). Una leyenda también cuenta que la reina María Antonieta en su intención de escapar de Europa y con la idea de embarcarse hacia América, llevaba con ella 6 ejemplares de gato angora, pero como todos sabemos la historia, no alcanzó a escapar de la mano del pueblo francés. Se dice que sus gatos si llegaron a occidente y que serían los antepasados de quienes son los Maine Coon actualmente. Pero como dijimos, esto es solo una leyenda.

Lo más factible es que esta raza descienda de encuentros entre gatos autóctonos y semisalvajes de los bosques del noreste de los Estados Unidos con los angora traído por los colonos ingleses, por lo cual se define que son nativos del estado de Maine. Fue el primer gato que se estableció como raza en aquel país.

La primera mención a esta raza fue en el año 1861 y fue en referencia a un gato de color blanco y negro llamado Capitán Jenks y perteneció a los infantes de marina. Capitán Jenks fue el primer Maine Coon en ser famoso y fue figura de exposiciones en Boston y Nueva York. A pesar de su éxito, fue desplazado por otras razas que en ese tiempo comenzaron a llegar a Nortemérica como los Persas y los Siameses, quienes ganaron muchos adeptos en el continente. En 1895 un ejemplar tipo Tabby Marrón  llamado Cosie ganó el premio al Mejor Gato en el Madison Square Garden Show.

A comienzos del siglo XX, los criadores decidieron que era mejor importar gatos de pelo largo con largos pedigrees y sin sus medallones blancos tan peculiares que los Maine Coon lucen en su imponente cuello. Consecuencia de esto, la raza dejo de exponerse completamente, aunque sus resistentes genes se usaron para fortalecer la raza Persa en el país. El interés por ellos volvió recién en la década de 1950, donde se fundó el primer club específico de gatos de Maine, esto con el único objetivo de que la raza recuperara su prestigio perdido. Aun así, la raza no fue reconocida sino hasta el año 1967. Ya en 1980 su popularidad se masificó por completo.

En la actualidad los Maine Coon gozan de ser una de las razas con pedigree más populares y ocupan el tercer puesto entre las razas registradas por la CFA.

Características físicas del Maine Coon

El Maine Coon es una de las razas más antiguas de América y se le ha conocido por ser una variedad establecida por más de cien años.

Es un gato con una talla muy grande, siendo uno de los gatos domésticos con mayor tamaño. Eso sí, entre macho y hembra hay diferencias de tamaño.

Su cabeza tiene un tamaño grande y es más larga que ancha. Con una forma de cuña rectangular, de una longitud media con el hocico cuadrado. El hocico es marcado, con un fuerte mentón que si lo ves de perfil, está en línea con el labio superior y con la punta de la nariz. Posee pómulos altos y prominentes.

Su nariz es levemente cóncava, terminando con una forma recta al unirse con la frente que es algo redondeada.

Posee orejas grandes, largas y más abiertas en la base, algo puntiagudas y con una abertura hacia el exterior, teniendo una distancia bastante grande entre ellas. Tienen pelos que salen del interior de las orejas hacia afuera, formando unas mechas peculiares.

Sus ojos son muy expresivos, bastante grandes y separados, con una forma oblicua y ovalada, haciéndose redondos al estar bien abiertos. Los colores que pueden llegar a tener abarcan tonalidades como el verde, amarillo y dorado y no tienen relación alguna con el olor de su pelaje. Los ejemplares blancos tendrán ojos de color azul o heterocromáticos.

Con un cuerpo macizo, sólido y robusto, posee una osamenta que es pesada y su musculatura poderosa. Las hembras serán siempre más pequeñas que los machos. Su esperanza de vida es entre 15 a 20 años.

 

Sus patas son robustas, bien proporcionadas, redondeadas y bien separadas. Los pies serán grandes y redondos, con mucho pelo entre sus dedos que será tupido y largo. Sus dedos son largos y con una separación que hace que su pie se comporte casi como una mano y las almohadillas siempre irán a todo con su pelaje.

La cola tendrá un largo mínimo que será equivalente a la distancia entre entre su hombros e irá estrechandose hasta la punta. Su pelo aquí es abundante, largo y fluido, casi como un plumero.

Es conocido por poseer un pelaje grueso y semilargo. Es más corto en los hombros, mas largo a los costados y en su vientre mucho mas largo y compacto. Tiene un cierto espesor en el subpelo que va con una caída suave  y fluida. Es de una textura sedosa y blanda, pero no lanosa. Esta textura está preparada para resistir el agua y los climas extremos al cual ha estado expuesto. El color más popular del Maine Coon es el marrón con blanco atigrado, pero viene en muchas variedades y colores, desde los sólidos (blanco, negro, crema, rojizo y azulado), bicolores, tricolores, patrones carey, tabby, y smoke en varios colores.

 Su mejor época es en el invierno, donde luce su lustroso manto que está más tupido y abundante que en cualquier otra época del año.

Comportamiento del Maine Coon

Según dicen los expertos, no son gatos ruidosos, aunque si se comunican bastante. Les encanta estar en familia pero siempre tendrán a una figura de referencia. Es una raza muy calmada y tranquila con un carácter bastante equilibrado, aunque debes tener en cuenta que también es un gato independiente, por lo que debes dale su espacio cuando lo requiera. Si respetas eso, el a cambio te dará su cariño y fidelidad.

Los cachorros tienden a ser juguetones y despiertos, y tardaran en alcanzar la madurez. Esta raza posee diferentes personalidades entre macho y hembra.

Te dejamos acá un poco de cada uno de ellos para que vayas conociendo a una de las razas más populares del mundo:

  • Los Maine Coon machos son más extrovertidos y pueden ser más exigentes que las hembras. Tendrán tendencia en acercarse mucho más a una persona en particular que en demostrar afecto por varias personas, como ocurre con otros gatos domésticos. Crecerán físicamente más que las hembras, por lo tanto requerirán un mayor espacio donde vivir. El macho Maine Coon no alcanza su tamaño completo hasta tener unos tres o cinco años de edad. Generalmente pesan entre 4 y 8 kilos, aunque la mayoría de los machos llegan a pesar entre 6 y 8 kilos. Otro punto importante es que los machos son más propensos a marcar territorio con su orina, aún incluso estando castrados en la edad apropiada. Es importante que tengan buenos hábitos desde pequeños, ya que creciendo van volviéndose más tercos.
  • Las Maine Coon hembras, son más relajadas en cuanto a tiempos de juego, en comparación con los machos. Se piensa que disfrutan menos del juego que los machos ya que están más conectadas con los instintos naturales, por lo que conservan más su energía para la caza y son más propensas a estar activas durante la noche. Tendrán un tamaño un poco más pequeño que su contraparte macho en su edad adulta, llegando a pesar entre 3,5 y 5 kilos. Son más ágiles que los machos y les encanta jugar en áreas difíciles de alcanzar en un hogar, como en la cocina, armarios o debajo de las camas. Siempre buscarán lugares cómodos y acogedores para dormir.

CUIDADOS

El Maine Coon no necesita de tanto cuidado específico, salvo por su pelaje. Aquí precisará cepillados tanto en su cuerpo como en su cola, por lo que sería ideal cepillarlo unas tres a cuatro veces por semana unos 5 minutos por día y rara vez necesitarás lavarlo.

Demandará poca atención, aunque debes asegurarte de que esté en un ambiente tranquilo y con una alimentación de calidad. Eso lo hará realmente feliz.

SALUD

Es importante saber que no es un gato con una actividad física regular como otras, por lo que debes tener mucho cuidado en la cantidad de alimento que ingiera al día para que esto no le ocasione obesidad.

Puedes acudir con él unas dos veces por año al veterinario, esto es más que nada por su control de vacunas y sus desparasitaciones.

maine coon 5 meses