¿Por qué mi gato maúlla tanto?

Muchas veces nuestros gatos maúllan y no tenemos idea de cual es la razón y claramente nos cuesta comunicarnos si no sabemos reconocer el por qué de esta peculiaridad.

Una de las principales razones es porque te pide su alimento. El gato ha encontrado la forma de comunicarse con nosotros y esto es mediante sus maullidos. Así fue como el aprendió a que respondíamos a sus sonidos y finalmente pudimos percatarnos de que una de las cosas que mas le preocupan es tener alimento en su pocillo. Aunque también es usado para avisarnos que teniendo su comida ya en el plato y no la come es porque simplemente no le gusta y quieres que la cambies por alguna otra.

Si sueles ser una persona que pasa mucho tiempo fuera de su casa y al llegar te encuentras que te regalan muchos de estos maullidos, es justamente porque está feliz de verte y que te saluda y te da la bienvenida después de mucho rato sin estar contigo. Sabemos que ellos son animales que no están jamás en el mismo lugar, lo que nos lleva al siguiente maullido en el que te pide que quiere salir o ingresar a otro lugar e incluso que quieren salir al exterior Los gatos detestan las puertas cerradas, por lo que si se topa con alguna habitación en donde quiera entrar comenzará a maullar efusivamente sin moverse de la puerta e incluso estirándose y haciendo un pequeño performance de cariños para que le abras la puerta. Además de detestar las puertas cerradas los gatos no soportan los obstáculos que les impidan el acceso a su cama, comida o a su arenero, por lo que debes prestar atención a que sus necesidades básicas siempre estén a su alcance. Muchas veces maullarán también cuando no te encuentres en tu hogar porque no les gusta estar solos por mucho tiempo, así que debes siempre entregarle amor al volver para compensar sus horas de soledad. Recuerda que los gatos son animales independientes pero cuando tienen a alguien que los ama son fieles a él.

gato maullando

El maullido más común es el de la época de celo. Esto pasará comúnmente en las hembras que no han sido esterilizadas y los machos también lo harán para pedir salir ya que han escuchado los maullidos de las hembras que los llaman.
Uno de los maullidos que más nos llaman la atención es el de estrés. Este maullido es muy particular ya que es su llanto y por lo mismo nos produce mucha pena. Generalmente ocurre cuando hace visitas al veterinario en su canil o si tiene que salir por cualquier urgencia y lo sacan de su comodidad. Recordemos que ellos son animales muy rutinarios por lo que cambiarles su forma de vida puede asustarlos. Este punto es muy importante ya que el llanto de miedo también se presnta cuando se pierden. Los gatos que no acostumbran a salir de su hogar y por curiosidad simplemente entran o salen a un lugar desconocido comenzarán su maullido en forma de llanto. Siempre llámalo si no lo encuentras y sigue su sonido para encontrarlo.

Otro de los maullidos que emiten son para que simplemente los tomes en cuenta, ya que si has estado mucho tiempo en tus cosas personales y no le has prestado atención él la exigirá para que le puedas entregar cariños y mimos y para que te deleites con su belleza, cómo no?! Pero recuerda que cuando hay cariño en exceso tampoco les agrada por lo que también maullará si lo tienes en brazos o simplemente no quieres dejarlo ir. Mucho ojo que si tienes más gatos también puede haber algún maullido entre ellos ya que en un momento pueden estar acicalándose el uno al otro pero al siguiente segundo ya están peleando, ya sabemos lo cambiantes que son!

¿Has notado que tu gato te quiere avisar que su arenero ya no le acomoda? Esto es porque te esta pidiendo que lo limpies. Los gatos son animales muy limpios y escrupulosos, por lo que si no has aseado su caja comenzará a hacer sus necesidades en otros lados. Te recomendamos limpiar su caja una vez por día o como máximo cada dos días para que no te lleves sorpresas en alguna otra parte de tu casa.

En caso de que tengas gatos cachorros los maullidos serán muy comunes ya que ellos suelen buscar a su mamá. No se recomienda separarlos antes de los dos meses de vida para que ellos poco a poco puedan acostumbrarse ya que si los separas antes la extrañaran demasiado y maullarán con más frecuencia.

Uno de los maullidos que debemos descartar de inmediato es el de dolor. Si notas que tu gato maúlla demasiado y no es ninguna de las razones mencionadas anteriormente intenta ver si tiene alguna herida o le duele algo de su cuerpo. Ellos suelen demostrar sus dolores ya sea maullando o lavándose con mucha insistencia. Si es algo grave que está fuera de tu alcance, es recomendable que lo lleves al veterinario, pero recuerda no darle ningún medicamento sin antes tener un diagnóstico previo y asegúrate que tu veterinario sea confiable.
Presta atención a todas las señales que te entrega tu gato, ya que la única manera que tiene de comunicarse con nosotros es a través de sus maullidos.