¿Por qué mi gato me lame?

Muchos de los comportamientos de nuestros felinos son todo un misterio. El lenguaje corporal de los gatos nos llena de dudas y preguntas que por más que convivamos con ellos no logramos obtener respuestas definitivas. Justamente está para eso la Etología (estudio del comportamiento animal) y nos ha podido descifrar un poco más acerca de nuestros amigos favoritos.

¿Has sentido alguna vez que la lengua de tu gato te clava? Quien no! Esto es debido a que está compuesta de pequeñas espinas formadas de queratina (proteína que compone entre otras cosas las uñas, pelo y hasta plumas, etc). Estas diminutas espinas son esenciales a la hora de asearse para ellos ya que logran desenredarles su pelo, eliminar suciedad, y también para beber agua. Por lo tanto si te lame e incluso lame tu cabello tómalo como una muy buena señal ya que somos algo así como un gato más de su manada. Ésta conducta manifiesta un gran vínculo con su dueño y el deseo de hacernos estar más cómodos. Puedes notar que este comportamiento ocurre solo entre gatos con extrema confianza, como una madre con sus crías, hermanos o también si son de una misma camada. La saliva de los gatos dejan partículas en tu piel que les hará más fácil reconocerte, por lo que debes sentirte halagado si lo hace contigo.

gato lamiendo

Existen también otras razones por la cual los gatos actúan de esta forma y te las dejamos aquí:

  • Vinculación: la higiene para los gatos es uno de los comportamiento mas usuales que suelen tener. Esto además les sirve, entre otras cosas, para dejar su olor por donde pasen. Lo hacen entre ellos desde pequeños y luego lo hacen a sus humanos. El intercambio de olores para ellos es muy importante ya que es así como se reconocen y a ti también te quieren reconocer porque sienten algo por ti.
  • Cariño: sabemos que los gatos no expresan sus emociones igual que los humanos, y el cariño tampoco es una excepción. Para tu gato tu eres parte de su familia, y eso lo demostrará (entre otras cosas) lamiéndote cada vez que pueda; a la hora de dormir, para pedirte algo, cuando está acicalándose, etc. En su mundo eres un integrante al que hay que amar y mantener limpio, y que mejor manera de hacerlo que esta.
  • Reduce la ansiedad: has observado alguna vez a tu gato por largo rato y no para de lavarse? Esto puede deberse a un período de ansiedad por el que pueda estar pasando y puede también que quiera lamer otros artículos de tu hogar ya sean telas, cojines, entre otros. Por otro lado debemos ser muy observadores si su lamido es más frecuente de lo normal (llegando a ser compulsivo) ya que esto puede significar que su bienestar está comprometido lo que indica estrés y ansiedad. Si te preocupa que sean muy compulsivos los lamidos te recomendamos que tomes a tu gato y muy delicada revises su cuerpo tocándolo en varios puntos para saber si tiene alguna dolencia. Ellos también reducen su estrés lamiéndose y también ronroneando por alguna dolencia.- Juego: hemos visto a los felinos en su etapa de cachorro cuando están con su mamá y hermanos como se lamen entre ellos, esto es también una forma de juego que mantienen estando con nosotros, por lo que no debemos evitar que la hagan. Si tú y tu gato están jugando y de pronto comienza a lamerte, debes simplemente dejarlo, esto es una demostración de que realmente eres parte de su clan.
  • Territorio marcado: es simple, tu le perteneces a tu gato, al igual que muchas de las cosas que están en tu hogar. Es por lo mismo que pasara lamiendo cualquier cosa que le guste y quiere asegurarse de que sepan que estuvo ahí y que es de su propiedad.
  • No quiere ser una presa: este punto también es muy común en nuestros mininos. ¿Has notado alguna vez que ellos cuando están comiendo su alimento, al terminar suelen lavarse por mucho rato? Esto es porque para su instinto, ellos pueden ser atrapados por algún cazador, por lo tanto al lavarse eliminan cualquier olor que pueda llamar la atención de un posible asesino. Fabuloso verdad?
    Además de todas estas razones, su inteligencia les ha hecho asociar que este comportamiento nos agrada y que por lo tanto les entregamos caricias y afectos interminables, lo que les encanta. Recordemos que los gatos llevan junto a nosotros (como animales domésticos) entre siete mil y ocho mil años, por lo que ya nos conocen bastante y saben nuestro comportamiento hacia ellos.