El Sagrado de Birmania

El origen del gato Sagrado de Birmania, también llamado Birmano viene envuelto en leyenda. Como compañero de los sacerdotes de Kittah, en la antigua Birmania (actual Myanmar) no se les permitía salir de los templos ya que, como dice su nombre, se les consideraba sagrados.
Según cuenta la leyenda, el monje Mun-Ha vivía con su gato blanco en el templo de Tsun-Kian-Kse, diosa de la transmigración de las almas. Un día estando en plena plegaria a los pies de la estatua de la diosa, la cual poseía en sus ojos dos zafiros, unos bandidos asaltaron en el templo y lo hirieron de muerte. Sinh, el gato, se posó sobre el cuerpo de su amo e hizo el puente de la transmigración de su alma, y en ese instante el cuerpo del felino se transformó. Sus ojos se convirtieron en zafiros, el pelaje se tornó de color dorado tal cual la estatua, y solo sus pies, que tuvieron contacto con la túnica blanca del monje, se quedaron blancos.

Se dice que en el año 1919, un multimillonario norteamericano llamado Mr. Vanderbit, que viajaba en un crucero por el Oriente, pudo conseguir hacerse de un macho y una hembra sobornando a un sirviente del templo. El ejemplar macho no sobrevivió al viaje pero sí la hembra que por suerte estaba preñada. Fue así como el Birmano se asentó en el Occidente. En Francia no fue reconocido hasta el año 1925 y en Gran Bretaña no fue sino hasta 1966. En los Estados Unidos se reconocería al año siguiente. Como muchas otras razas, el Sagrado de Birmania estuvo en peligro de extinguirse durante la segunda guerra mundial. En esta época solo se salvó una pareja, de la cual se logró reconstruir la raza cruzandola con otros gatos para perpetuarla. Así aumentó el valor genético y se introdujeron una variedad de colores point. Es una raza todavía muy poco común, pero tiene muchos seguidores en los círculos de amantes de lo felinos en Europa y Norteamérica. Se le considera muy juguetón y de buen carácter.

Características del Birmano

El Sagrado de Birmania es una raza única porque aunque tiene entre sus características un parecido superficial al Himalaya o Colorpoint de pelo largo, sus garras son blancas en las cuatro patas. Son pertenecientes al grupo de razas que llevan los genes del Siamés, esto se demuestra claramente en el manto de color claro con las puntas oscuras (hocico, patas, orejas y cola) y los ojos azules que varían desde el celeste claro al verde.

Destaca su lomo color beige dorado y su barriga blanca, del mismo tono de los pies, también llamados guantes. Su color blanco debe ser puro y nunca sobrepasará el nacimiento de los dedos. Su pelaje semilargo en los flancos y en el cuerpo, es muy abundante en su collar, sobre todo en los machos, y su textura es sedosa con un subpelo muy escaso.

Su cabeza es ancha, fuerte y redondeada aunque vista de perfil resulta levemente más larga que ancha. La nariz, de perfil convexo, tiene la punta orientada hacia abajo. Los pómulos son altos y marcados. Sus maxilares son robustos y tiene un mentón fuerte.
El cuerpo es algo alargado y macizo con una osamenta pesada y musculatura sólida. Las patas son fuertes y cortas con unos pies redondeados y grandes. La cola, con una longitud mediana, está siempre en proporción con el cuerpo. Tiene un peso promedio entre 4,5 y 8 kg. Su pelaje es sedoso, y aunque largo, no es tan abundante como el del Persa y además, no se enreda si se cepilla con regularidad. Su piel es suave y adherida al cuerpo. Su color más común es el beige dorado, con la barriga y guantes blancos, pero los colores en sus puntas (al igual que en el Siamés) pueden variar mucho: crema point, lila point, azul point, foca point y chocolate point. Además están también el foca tortie point, el foca tortie tabby point, el azul tabby point y el foca tabby point.

Carácter

Su personalidad es exquisita, un poco tímido y sensible. No son peleadores, problemáticos ni alborotadores, son cariñosos y aduladores. Engatusan y encandilan como ningún otro gato. Nunca están con prisa ni fuerzan ninguna situación. Imponen su voluntad con tacto y comprensión y jamás protestan.

Los conocedores de esta raza afirman que son sumamente inteligentes y son verdaderos maestros en el arte de adaptarse. Algunos han aprendido a abrir puertas, descolgar el teléfono mientras suena o aprenden nuevos trucos de acrobacia, entre otros.
Su carácter es dócil y tiene un comportamiento encantador. Es activo, juguetón e independiente. Muy apropiado para los niños, puede pasar mucho tiempo jugando con ellos, siempre y cuando se les respete y que se les trate con mimos.

Ya que tiene una gran necesidad de movimiento, incluso en una edad avanzada, le encanta correr de un lado a otro persiguiendo algún juguete. Además se le puede adiestrar para que traiga objetos o juguetes, algo poco común en los gatos.

Birman Cat

Cuidados

El acicalamiento del Birmano es muy sencillo ya que posee poco subpelo y como dijimos antes, su pelaje es semilargo, sedoso y no se enreda. Bastará con cepillarlo una vez por semana con un cepillo blando. En épocas de muda deberá ser más de un vez por semana para eliminar el pelo muerto y las pelusas que se forman, necesitarás tan solo un cepillo blando. Con respecto a su higiene, es aconsejable hacerlo solo cuando el animal está muy sucio y con un shampoo especial para gatos.

Si hablamos de lo que es su reproducción, las hembras no esterilizadas maduran rápidamente y ya a los seis meses se inquietan mucho durante el celo. Su interés por aparearse es legendario, y llegan a tener 4 o 5 crías por camada. Al nacer, los cachorros son casi en su totalidad blancos, color que empieza a atenuarse a los pocos días. Lo primero en atenuarse son las orejas y la cola. Los ojos de los cachorros son azul celeste y se tornan azul intenso característico al madurar.

La alimentación es, al igual que la mayoría, sin cuidados especiales. El alimento tanto seco como húmedo, (aunque preferentemente seco) les proporciona más nutrientes al ejemplar. Se recomienda también no proporcionarle comida de «humanos» y que no es la adecuada para ellos. En el mercado existen alimentos en función de su pelaje, edad, raza y actividad. Pero ojo, siempre de alta calidad.

Salud

Es un ejemplar, como dijimos anteriormente, que goza de excelente musculatura y buena salud. Pese a que no tiene problemas respiratorios, se aconseja no exponerlo a cambios de temperatura muy bruscos ni a corrientes de aire. El Birmano, tiene el bazo de mayor tamaño que otros gatos, lo que no debe implicar ninguna patología. Tampoco sufre de problemas renales hereditarios, pero sí como raza, tiende a sufrir trastornos renales leves, lo que se previene dándoles un alimento de alta calidad. Como es un gato de pelaje semilargo, tiende a perder mucho pelo en su etapa de muda y puede provocar que, si no se le elimina mediante a cepillado, acumule bolas de pelo en su estómago, lo que le provocará diarrea o vómitos.

Como la mayoría de las razas con un acervo genético pequeño, le puede aumentar los problemas hereditarios por la conocida endogamia. Por suerte, esta raza solamente hereda enfermedades cutáneas y nerviosas muy poco frecuentes como:

  • Polineuropatía, encefalomiopatía o axonopatía.
  • Niveles moderadamente elevados de mioglobinuria y hemoglobinuria.
  • Alteraciones del gen CS (nervio óptico), lo que les puede producir cataratas a la edad avanzada.